“Tosta” de boniato con guisantes

receta-tosta-boniato-y-guisantes-ido

Los guisantes están de temporada y ahora es fácil encontrarlos frescos en las fruterías y mercados. Si además tienes la suerte que tengo yo de tener alguien que te los traiga directos de la huerta, pues todavía mejor. Mis aitas han empezado a recoger guisantes y habas hace una par de semanas y tenemos montones en casa. Así que toca comer varios días a la semana y yo contenta porque son unas de mis legumbres favoritas.

Quedan perfectas cocidas un par de minutos y con un sofrito de cebolleta o puerro y jamón, salteadas con un poco de mantequilla y pimienta, en menestra, crudos como si fueran pipas…Pero si te apetece probar algo diferente, hoy te traigo una receta para poder disfrutar de los guisantes de otra manera.

Es una tosta en la que he sustituido el pan por boniato hecho a la plancha y encima lleva una pasta hecha con guisantes y aguacate. Lo acompañamos de un huevo escalfado y por encima más guisantes crudos, dulces y crujientes.

Un vicio que solo se puede disfrutar durante unas semanas al año, así que mientras tengamos la suerte de tener estos guisantes frescos, hay que aprovecharlo.

Los guisantes son una legumbre que aporta mucha proteína vegetal, son ricos en magnesio, calcio y en minerales. Son un alimento antianémico por su contenido en hierro y vitamina B, ayudan a regular el colesterol, son una buena fuente de fibra insoluble y son ricos en nutrientes que ayudan a mantener bajo los niveles de glucosa en sangre.

INGREDIENTES

-1 tazón de guisantes desgranados

-1 boniato

-4 huevos camperos ecológicos (con el código 0)

-1 aguacate  maduro pequeño o 1/2 grande

-Especias al gusto

-Aceite de oliva virgen extra

-Sal

-Vinagre de manzana

PASO A PASO

1/Desgranamos los guisantes. Ponemos un cazo con abundante agua a hervir con un poco de sal. En cuanto el agua hierva, añadimos los guisantes y los escaldamos 3 minutos si son guisantes frescos y pequeños. Si son más grandes un poco más. Vamos probando los guisantes y los retiramos en cuanto estén al dente. Nos interesa que mantengan todo su color y su sabor.

Los colamos y refrescamos con agua fría debajo del chorro de agua. Los escurrimos bien y los reservamos un bol.

2/Mientras tanto, pelamos un boniato mediano y lo cortamos en rebanadas grandes del tamaño de una tostada. Sal pimentamos el boniato y lo ponemos al fuego en una sartén grande con un chorrito de aceite de oliva virgen. Si nos apetece podemos añadir alguna especia en polvo al boniato. Lo ponemos a fuego medio y vamos dando la vuelta cada 5 minutos, hasta que por fuera esté dorado y por dentro tierno. Cuando lo pinchemos con un tenedor notaremos si está hecho por dentro.

3/Empezamos a escaldar los huevos. Para eso pondremos un cazo con agua y sal a hervir, en cuanto rompa el hervor añadimos un buen chorro de vinagre de manzana y bajamos el fuego hasta que deje de hervir y solo burbujee levemente.

Añadimos el huevo y dejamos que se cocine durante 3 minutos o hasta que veamos que la clara está cuajada pero que todavía tiembla en el centro. Las primeras veces quizás no te quede perfecto, pero le irás cogiendo el punto a base de hacer. Puedes hacer un remolino con la cuchara en el agua antes de echar el huevo para que la inercia haga que se recoja sobre sí mismo. Pero lo mejor es usar huevos lo más frescos posible ya que quedarán más recogidos cuanto más frescos sean.

4/Machacamos los guisantes un poco con ayuda de un tenedor, añadimos el aguacate en trocitos con un poco de sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra y lo mezclamos todo formando una pasta no demasiado fina.La gracia es poder notar los trocitos de guisante.

5/Montamos el plato colocando el boniato, sobre este, la pasta de guisantes con aguacate, encima el huevo y decoramos con un poco de aceite, unos brotes frescos y unos guisantes crudos.

receta-tosta-boniato-y-guisantes-ido

 

receta-tosta-boniato-y-guisantes-ido

 

 

Deja tu comentario